lunes, 25 de marzo de 2013

PLANES CREATIVOS DE LA WWE ENMASCARADOS: MASK DARK ESTÁ DE REGRESO.


Por lo que he estado leyendo de cosas mías aquí escritas, creo que ahora tengo que decir aquello de: "hola Recios Muchachotes y Lindas Muchachitas". 

Si estoy aquí es porque me dejo llevar por mi hermano. Pues según él me ha dicho, se supone que yo escribo aquí todas las semanas porque soy alguien importante, que soy un profeta, el creativo y ejecutivo de una empresa de lucha libre llamada WWE, el olentzero, un mujeriego y que a todo eso le puedo sumar que tengo una faceta de juerguista. Yo no me acuerdo, todo lo que me dice me suena a película de dibujos animados,  pero debo de creer a mi hermano cuando me dice que yo soy Mask Dark, que escribo en esta pagina web y que todas las vivencias que ha contado aquí Mask Dark son las mías. No tengo otro remedio que creerlo, además él es doctor y está cuidando de mi en todo momento.

No quiero llegar a pensar porque mi hermano no vino a cuidarme cuando estaba en coma, pero bueno, pasemos pagina.

Sé por lo que mi madre, mi hermano, y el Guarroso Hulk me han dicho en estos días, que me dedico a responder a preguntas que muchos de vosotros me hacéis con ilusión, y que yo desde mi puesto privilegiado dentro de la WWE os respondo a mi juicio para sacaros así de esa mediocridad en la que se ve envuelta la propia WWE actual. Que soy vuestra luz en la oscuridad, y el líder que os guiará al nirvana del wrestling. Ellos me dicen que debo de intentar volver a ser el de antes lo más rápido posible, para recordar y todo eso, y por ello mi familia me anima a que vuelva hacer lo mismo que supuestamente hacía. Por eso estoy aquí, supuestamente de nuevo, para poneros al día sobre mi vida.

Yo también he estado poniendome al día todo este tiempo. He leído unos cuantos artículos pasados que supuestamente he escrito yo en mi otra vida (llamemos así al tiempo que viví antes del accidente), y por lo que veo, antes da nada debo de pedir disculpas. Disculpas porque en ningún momento he intentado jugar con la sensibilidad de nadie, y tampoco resultar ser un humorista ni mucho menos. Yo no considero gracioso todo lo que me ocurrió en mi pasada vida, al contrario, lo leo y me avergüenzo.

No entiendo porqué motivo me vi empujado a contaros mis experiencias personales todas las semanas. Supongo que si lo hice fue por ser alguien distinto. Distinto a todo lo que hay. Pues, ¿qué profeta cuenta a sus fieles su vida diaria? Ninguno, sólo yo. ¿Qué famoso presentador cuenta sus peripecias a sus lectores, oyentes o televidentes? Bueno, si, Carlos Arguiñano, pero ese no cuenta que es como de la familia al parecer. Quizá existan más, seguro, pero eso no me importa. Por lo que me dijeron, yo fui Mask Dark, lo soy, y lo seguiré siendo. No soy ni Gila, ni ningún humorista. Así que si os hacen gracia mis desgracias pasadas, tanto como si no lo hace, no es mi problema. Yo desde luego que no me rio de las desgracias o los males ajenos, como puede ser mismamente que la WWE tenga un Campeón que no lo representa cada semana en televisión.  Yo vengo aquí a escribir simplemente mi sección. Así que vamos con ello.


He visto que esta amable chica llamada Marecitta os ha mantenido informados de todo. De mi accidente equino, y de la consecuente perdida de memoria que sufro a raíz de eso. Así que poco más puedo decir, ya sabéis tanto como yo, me desperté en un hospital de Miami intentando irme a una fumata... Y por desgracia no recuerdo casi nada de lo acontecido en mi vida pasada. 

Se puede decir que he vuelto a nacer. Y nacer en todos los aspectos, porque a parte de tener que fabricar nuevos recuerdos, si sigo vivo es de milagro. No sé si se debe a que los Vascos somos más cabezones que nadie, o a que Dios cuida de mi, no sé, lo único que sé es que los médicos me han dicho que seguir vivo, y sin casi secuelas, después de recibir tremenda coz en la nuca por parte de un caballo es algo milagroso. Y de milagro lo catalogaron. Allí lo llamaron el milagro del Papa Francisco I, pues desperté justo en el momento en el que al mundo se le hacía conocer que había un nuevo líder de la iglesia de San Pedro. Justo en ese instante de fumatta blanca.


No es agradable tener por la garganta esos tubos que te permiten respirar artificialmente. Cuanto te los quitan te cuesta hablar, los médicos te dicen que evites el hacerlo, y te invitan a beber. Pero que cojones, a mi me estaban dando agua, algo que no entendía en aquel momento, porque yo no quería saber nada del agua, yo sólo quería un cubata. Me negué a beber, me negué incluso a comer. Querían traer a las televisiones para que relatara al mundo como me siento por ser el milagro del Papa Francisco, pero me negué en rotundo. Yo no ansiaba otra cosa más que un buen pelotazo. Poco a poco fui recuperando la voz, y a cada instante que pasaba crecían las ansias de escapar de aquella jaula para tomarme un cubata. No aguantaba más. Tendría que hacer ver mi descontento. Y nada, que voy yo y me pongo a gritar mientras golpeaba la pared de mi habitación:  

- "Quiero mi cubalibre!! Quiero mi cubalibre!! Quiero mi cubalibre!!- No obtuve resultados con mi petición protesta. En cambio, las enfermeras querían darme unas pastillitas y otra vez agua. -"Que a ver si nos enteramos!!! - grité fuera de mi. - Qué yo soy de María y cubatas, que el agua es pa los peces y las pastis para los colgados!!! 

No sé que impresión se llevarían las enfermeras de mí con ese espectáculo tan bochornoso que estaba dando. Ni tengo el valor de comprobarlo, pues lo recuerdo y me muero de vergüenza. Qué triste primer recuerdo que he generado. Tampoco tuve mucho tiempo para saber in situ si las enfermeras se compadecieron de mi o estaban literalmente hasta las narices, pues yo ante la reiterada negativa por parte del doctor y de ellas de traerme un cubata y la maría medicinal, me vestí, recogí mis cosas y me escapé del hospital con intención de buscarme la vida.


Pero mira tú por donde. Al final la vida me encontró a mi. Pues nada más salir por la puerta del hospital, allí sentado como haciendo guardia, me encuentro a un perro. No entendía nada, aquel perro nada más verme vino corriendo hacia mi y empezó a dar saltos y a intentar lamerme. Entonces pasó algo grandioso. De repente, como un flash, como si un cable se conectara en mi cabeza recordé. Aquel era mi perro. Mi querido perro Bobby que había desaparecido. Me puse a llorar de la emoción todavía sin llegar a entender del todo lo que estaba pasando. Fue un instante inmenso de felicidad. Tan feliz estaba que me puse a abrazarlo y a darle besos allí mismo. No me importaba que la gente nos mirara como si yo fuese un loco. Me daba igual. Yo estaba radiante de felicidad, por recordar algo, y sobre todo por el regreso de mi mejor amigo. Todo lo demás no me importaba.

Escuso de contaros que me fui a celebrar la vuelta de mi amigo Bobby, y a tomarme esos cubatas que tanto quería. 

Por suerte en mi cartera tenía dinero, y gracias a mi DNI, al carnet de conducir y a la tarjeta de residente supe como me llamaba, mi fecha de nacimiento y todo eso. Pero no tenía nada más. Es decir, no sabía dónde residía en la actualidad, quiénes eran mis amigos, mi familia, etc, y tampoco tenía forma de saberlo, hasta que se me ocurrió decirle a Bobby que si sabía donde vivíamos que me llevase a casa. Allí podría enterarme de más cosas. Anduve y anduve, hasta que Bobby me llevó ante un edifico de apartamentos cercano a la playa. Supuse de inmediato, pues Bobby se detuvo ante la entrada, que yo debía de vivir allí, y el saludo del amable conserje nada más verme, así me lo confirmó.

- Buenas tardes señor, me alegro de volver a verlo- dijo él en tono afable. - Estas últimas semanas han sido una autentica desgracia - agregó luego tornando a compungido. - Primero lo suyo, luego lo de la Señora Freeman... aingh!! - suspiró. - Parece que no son buenos tiempos para esta comunidad. Creo que nos han hecho mal de ojo. 

Seguramente quedé como un autentico mal educado ante el conserje, un hombre latino con cara de bonachón y ya bastante entrado en años, pero es que yo no sabía de lo que me hablaba aquel hombre, y como por desgracia desconocía incluso como él se llamaba, tan sólo me limité a decirle:

- Ya vendrán tiempos mejores. Ahora si me disculpa estoy deseando llegar a mi apartamento. Subiremos por las escaleras para hacer un poco de ejercicio que no me vendrá mal.- Y con esto lo dejé allí plantado mirándome con serio desconcierto. 

Yo me dediqué a seguir a Bobby (como corre el cabronazo), con acierto me llevó ante la puerta de mi apartamento. Saqué las llaves de mi pantalón, abrí la puerta... Y sorpresa!!! Alguien se había colado en mi residencia. Allí estaba de pie, ante la puerta, como si estuviera esperándome, como si supiera de mi llegada. Yo no sabía quién era lógicamente. Por eso medio intrigado, y medio fascinado le pregunté: - ¿Y tú quien eres? ¿Qué haces en mi apartamento? - Por un momento me imaginé que tenía criada. Pero pronto descarté esa idea, pues no podía ser que alguien tan apuesto como yo tuviera de criada a una anciana, y que además era fea.  No me dio tiempo a llegar a pensar ninguna otra posibilidad, pues ella en un arreón de súbita felicidad me contestó:

- ¡Tu vecina!, ¿No te acuerdas?

- Pues no señora- dije mientras observaba como Bobby se iba a acomodar en su camastro sin prestarle atención a la mujer. - Siento no ser reciproco con usted, y ser participe de su alegría, pero permítame decirle que por desgracia he sufrido un accidente y no recuerdo nada de mi vida pasada.

- Si querido - musitó ella, y en ese momento pude ver como su cara tornaba el gesto pasando de la alegría a una tristeza que realmente hizo que se me erizara el cabello. - Lo sé, lo sé perfectamente - continuó diciendo pesadumbrada-  Fue una noticia muy dolorosa, todos creímos que no te volveríamos a ver...

- Entonces, usted... - la interrumpí en sus palabras, pero tuve que frenarme en seco, pues quería referirme a ella por su nombre, y yo no sabía como se llamaba. - Discúlpeme, todavía no me dijo como se llama ni me ha dicho que hace aquí en mi casa, porque si usted me conoce, y si tiene la libertad para estar en mi residencia sin que mi perro se le encare, eso quiere decir que podría ayudarme a recordar.

- Soy la Señora Freeman querido, y no sabes lo mucho que me alegra el que podamos volver a vernos. 

-  Ohh, ¿es usted la Señora Freeman? - inquirí fascinado.

- Entonces, ¿algo te acuerdas de mi? - me preguntó ella con esperanza.

- Ohh no, no es eso, es que el portero del edificio me insinuó que le había pasado una especie de desgracia, ¿Se encuentra usted bien? ¿Le ha ocurrido algo?

- Bueno querido, digamos que creí que te morías, y que yo no podía imaginar la vida sin ti. Sin cruzarme contigo en el ascensor cuando ya de mañana vuelves con resaca tras una larga fiesta. Sin verte tomar el sol en la terraza, sin sentirte, sin vivir para ti. Intentaron impedírmelo, pero no les hice caso, yo sólo quería estar a tu lado.

- ¿Y por eso se vino usted a mi apartamento no?, no me diga más, usted se ha metido aquí de ocupa, y los vecinos se lo intentaron impedir.

- Estaba histérica, desesperada. Yo sólo quería... Podrán perdonarme - farfulló medio ida.

Aquella imagen de la Señora Freeman susurrando palabras casi inteligibles como una autentica enajenada me asustó. Y por eso con ansias de que esta recobrara la normalidad le dije:

- No se preocupe, no voy a denunciarla ni nada. Es más si quiere voy ahora mismo y hablo con el resto de vecinos para interceder por usted.

- No! - exclamó ella. - No hables de esto con los vecinos. No hace falta, no, no hables con ellos, deja, con quien debes hablar ahora es con tu familia. Mira te diré todo lo que sé sobre ti, y de tu familia que reside en Spain.


Bueno, creo que ya debo de aligerar un poco mucho, pues a este paso escribo aquí la biblia, y no quiero cansaros. Así que iré al grano.

Mi vecina la Señora Freeman me ayudó a contactar con mi familia. Al día siguiente mismo de mi renacimiento, junto a mi perro Bobby me vine al País Vasco, a la casa de mi madre donde al parecer ya no residía mi hermano. Ahora después de leer esos artículos que yo he escrito en el pasado, sé que mi hermano vivía últimamente con Hulk en un baserri que tengo, y que la Señora Freeman además de intentar abusar de mi una vez que me quedé encerrado en un ascensor, me denunció a la policía por exhibicionismo. Al igual que eso, estoy descubriendo otras muchas cosas, aprendo rápido, poco a poco me vienen imágenes a la mente, y me estoy poniendo al día con la WWE.

Tranquilos mis queridos fieles, hay algo dentro de mi que me dice que dentro de poco volveré a ser el de antes. Esta entrada, es para que todos sepáis que estoy bien, dentro de lo cabe, y que la semana que viene estaré de nuevo en EWSY para responder a vuestras preguntas... Porque yo soy el Profeta Mask Dark, y si te gusto me lees, y si no, pues también.

Antes de despedirme quiero dejaros una foto tal y como solía hacer antes. En esta ocasión es una de mi perro Bobby, que sé por lo que he podido leer, que estabais muy preocupados por él, para que así podáis verlo tras su regreso a mi lado.

Aquí podéis ver como Bobby a los pies de mi cama sonríe felizmente a cámara  Esta es la casa de mi madre, y he tapado la foto del cuadro de la derecha porque en ella salimos mi hermano y yo.


Aguur mis fieles Maskarianos, hasta la próxima semana, mientras tanto nos miramos. Que mi luz os ilumine en pos del Nirvana el Wrestling.

7 comentarios:

  1. Euskal
    Eeeehhhh, bueno Masky, haber si puedo refrescarte un poco la memoria. Yo soy Euskal, eramos bastante colegas, aunque ultimamente no hablabamos mucho por que se me a jodido el ordenador y no tengo mucho tiempo. Nos corrimos alguna que otra buena juerga aqui en Euskadi, gracias a ti conoci a AJ Lee, me la presentaste en una juerga en tu baserri con todos tus colegas de la WWE.
    Espero que te recuperes pronto y vuelvas a ser el de antes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. eres un fantasma de mucho cuidado...

    ResponderEliminar
  3. efectivamente yo soy tu más mejor amiga del mundo mundial, tu fiel seguidora y cómplice y no veas como me alegra que estás de nuevo visible y que el Bobby esté a tu lado, que buena gente el tío.
    Besitos y ánimo que pronto serás el de antes

    ResponderEliminar
  4. Con todo el respeto, deja la marihuana medicinal, que yo al perro no lo veo por ningún lado, artista, que eres un artista.

    ResponderEliminar
  5. DelRioDelMarDelaFuente27 de marzo de 2013, 1:09

    Como siempre Masky el puto amo. Gran historia, me tienes intrigado y preocupado porque Bobby no sale en la foto.

    Espero que te recuperes cuanto antes para que nos ilumines como siempre fiera.

    ResponderEliminar
  6. responde porfavor las preguntas anteriores, eres un semidios masky

    ResponderEliminar

TOP 10 ESTA SEMANA EN EWSY