martes, 31 de marzo de 2009

D1 VISTAZO: THE STONE COLD TRUTH

.

Saludos, mis estimados lectores de EWSY. Hoy retomo esta sección para darles mi opinión de una autobiografía muy interesante. Me refiero a "The Stone Cold Truth", el libro bestseller de "The Rattlesnake" Stone Cold Steve Austin, el cual salió a la venta en el 2003. Cualquiera que haya empezado a ver WWE a partir de 1995 sabe perfectamente quién es este carismático personaje. Gracias a él, WWE inició su era más exitosa, conocida como Attitude. Stone Cold Steve Austin es el luchador que más ganancias le ha dejado a la empresa de Vince McMahon hasta la fecha, y a pesar del tiempo transcurrido, la gente no lo olvida, y conserva dentro de su mente todos aquellos gratos momentos que él les brindó durante más de seis años.

Austin nació en Victoria, Texas, dentro de una familia muy numerosa, y, desde joven le interesó mucho el fútbol americano, y el wrestling, deporte que lo llevó a ingresar en la USWA, en la que tuvo feudos con Jeff Jarret, Chris Von Erich, y su primer maestro en este deporte, como lo fue Chris Adams. Sin embargo, los sueldos recibidos en esta empresa no le son de suficiente ayuda para solventar sus gastos, y durante esos tiempos tan duros, recibe la oportunidad de entrar en la WCW, empresa en la que inmediatamente recibe un buen push para convertirse en campeón de los Estados Unidos y forma un grupo con Brian Pillman, que se llegó a conocer como "The Hollywood Blonds". Durante el tiempo que Bill Watts dirigió WCW, Austin se sintió muy a gusto, pues, aparte del buen sueldo, él podía dirigir su personaje de una buena forma, y tanto Steve como Pillman tuvieron grandes luchas contra personajes como Ric Flair, Ricky Steamboat y Arn Anderson. Eso cambió cuando Eric Bischoff se convirtió en el nuevo vicepresidente de la federación. Según Austin, Eric Bischoff nunca lo vio con buenos ojos, y nunca lo consideró como un luchador de suficiente nivel para ser comercializado. Ello derivó en la falta de empuje que "The Hollywood Blonds" tuvieron de ahí en adelante. Desafortunadamente, todo se agravó cuando (según la versión de Austin) él se lesionó dos veces de forma seguida, y Eric Bischoff lo despidió por teléfono, de una forma que Steve consideró "poco respetuosa". Si han leído "Controversy Creates Ca$h", Eric Bischoff da una versión totalmente distinta del tema.

Tras partir de WCW, un desmoralizado Austin, quien en ese momento tenía ya dos hijas con su esposa Kathryn Burrhus (De quien poco después se divorciaría), recibe un llamado de la original ECW (Dirigida por Paul Heyman), donde le ofrecen una modesta cantidad de dinero solo por dar entrevistas (Ya que Steve aun se estaba recuperando de sus lesiones). Austin aprovecha esta oportunidad en ECW para hablar pestes sobre WCW y Eric Bischoff, y expresar así su disgusto por las políticas que existían tras bastidores. También lucha en un par de ocasiones, pero gracias a Jim Ross (Actual comentarista de Smackdown!) Austin ingresa en la WWF (Actual WWE), en donde inicia su ascenso de una forma que nadie se esperaba.

A través de esta biografía, contada en un 90% por Austin, y en un 10% por su gran amigo Jim Ross, Austin nos relata, muy a su estilo, todo lo vivido de ahí en adelante en WWE, como su feudo contra Savio Vega, y su participación en King of The Ring, el evento que lo propulsó hacia el estrellato, luego de derrotar a Jake "The Snake" Roberts. Fue en ese momento, en el cual Austin dejó para la posteridad dos de sus frases más conocidas "Austin 3:16", y "'Cause Stone Cold said so..." Posteriormente, aprendemos de varias rivalidades que este luchador tuvo contra Bret Hart, Shawn Michaels, y Owen Hart. Este último le causó a Austin una terrible lesión en el cuello luego de un Tombstone Piledriver mal ejecutado. Austin nos da todos los detalles sobre lo sucedido, y cómo los médicos le recomendaron que se alejara del ring, debido a la severidad de dicha fractura. Austin nunca entendió cómo un profesional de la talla de Owen Hart hizo lo que hizo, sabiendo del daño que podría causarle a su rival, ya que se supone que al aplicar el Tombstone Piledriver, el atacante debe caer sobre sus rodillas, no sobre su trasero. Y, a pesar de esto, Austin siguió apareciendo en cámara, aunque no para luchar, sino para rebelarse contra "The Corporation", el grupo dirigido por Vince McMahon, en un feudo que se extendió por espacio de 3 años, y que tantos momentos agradables nos brindó a los que tuvimos oportunidad de seguirlo semana tras semana. Debido a su carisma, entrega en el ring, a su increíble capacidad en el micrófono y creatividad, Austin se ganó un espacio en los corazones de los fanáticos.




Luego de que Austin retornara al ring, los combates clásicos continuaron. Rivalidades contra The Rock, Mankind, The Undertaker y Triple H solidificaron su status de main eventer dentro de la empresa, y lo convirtieron en ídolo de millones. Sin duda alguna, uno de los giros más sorpresivos en su carrera fue en Wrestlemania XV, cuando derrotó a The Rock en una lucha sin descalificación gracias a la ayuda de Vince McMahon, con lo cual Austin se transformó en un heel por primera vez en la WWE. No obstante, la gente nunca llegó a odiarlo verdaderamente, a pesar de todas las malas acciones que hizo, pues siempre pensaron que en el momento menos pensado Austin se volvería en contra de Vince.

"The Stone Cold Truth" nos revela punto por punto las razones por las cuales Stone Cold se marchó de la WWE en el 2002. Falta de visión por parte del equipo creativo para dirigir su personaje, problemas familiares, y sobre todo, su decadente estado de salud debido a que sus lesiones nunca sanaron apropiadamente causaron que Austin se retirara del mejor trabajo que alguna vez tuvo en su vida. Austin nunca reveló a nadie los verdaderos problemas que causaron su éxodo de la WWE, pero la empresa creó una propaganda en contra de él, en la que Vince claramente dijo que "Austin era la superestrella más exigente de la WWE". Fue el mismo Jim Ross, quien meses después volvería a reunir a Austin y McMahon para que platicaran sobre todo lo ocurrido, y limaran asperezas. Austin siempre mantuvo una relación muy estrecha con Vince y con la mayoría de los luchadores de la WWE, y por eso es que fue fácil dejar atrás todas las viejas rencillas.

A través de más de 300 páginas, Austin nos relata muchos otros pasajes de su vida, tanto dentro como fuera del ring, hasta culminar en esa inolvidable velada de Wrestlemania XIX, en la cual Austin y The Rock se enfrentaron por última vez, y donde The Rock derrotó a Austin en una lucha de alto nivel y que cerró ese ciclo de su vida en el cuadrilátero. Los fanáticos sabían que esa era su última lucha, y, después de eso, Austin sintió que por fin había cumplido con todas sus obligaciones laborales, pero sobre todo, había cumplido con sus fanáticos quienes nunca cesaron de apoyarlo.

Como sabemos, después de que Austin se retiró como luchador, él fungió como gerente general de la marca RAW, y siguió apareciendo en escena durante varios meses más. Finalmente, Austin da su opinión sobre cómo ve la situación actual en el mundo de la lucha libre, y cómo él dirigiría la WWE si se le ofreciera la oportunidad de hacerlo. Futuros proyectos dentro del cine (Mismos que se han materializado como hemos podido ver) y opiniones personales sobre varios luchadores y un análisis de su vida hasta ese momento cierran este entretenido libro, el cual nos abre las puertas por completo a la vida tan peculiar e interesante de uno de los grandes íconos en la industria de la lucha libre alrededor del mundo. Se trata de Stone Cold Steve Austin, la figura más representativa de la era Attitude, un gladiador de mil campanas que salió adelante sin importar las adversidades, y que en el presente año será inducido al Salón de la Fama de la WWE.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

TOP 10 ESTA SEMANA EN EWSY